CEPPAS/AR
CEPPAS/GT

La voz de los pueblos indígenas: democratización de los medios y comunicación con identidad

Hoy aparece el nuevo número de Tierra Socialista, bajo un nuevo formato, que nos permite integrar mejor todas los lenguajes de comunicación hoy disponibles, cada una de ellos aportando nuevas formas de lectura y comprensión; renovar las expectativas estéticas. Así, la convergencia multimedial se convierte en una oportunidad de conocimiento y circuitos de comunicación múltiples.

tapa TS N4

Que las ideas circulen; que los lectores se vean impulsados a realizar luego sus propias investigaciones

Ello nos permitirá, también, integrar de un modo ágil desde videos hasta podcast, notas pequeñas y ensayos académicos. Todo ello de un modo acumulativo donde el concepto mismo de archivo se ha transformado totalmente. En la inmensa disponibilidad de contenidos que hoy tenemos a la mano, se impone la selección, la orientación, el estímulo a leer, escuchar o mirar lo ya editado. Todo esto es ganancia. Porque lo importante para nuestros propósitos es que las ideas circulen; que los lectores se vean impulsados a realizar luego sus propias investigaciones. Tierra Socialista debe ser un estímulo a buscar en otros lugares: para ello debemos llamar la atención, sugerir temas, dar la “patada inicial” de una pequeña investigación. Nada de esto significa abandonar la idea de “número” o “periodicidad” o el tema central que le de identidad a cada entrega.

En este número nos ha preocupado el tema de los medios de comunicación de los pueblos indígenas. Vamos aprendiendo que una de las dimensiones centrales de la calidad de la democracia, por una parte, y de una verdadera sociedad intercultural, por la otra, se relaciona con la posibilidad de construir voces propias de los grupos, comunidades, pueblos. Mucho más importante aún es cuando se trata de la posibilidad de que las comunidades originarias ocupen el espacio que les corresponde en la arena mediática y hacer uso de ella con su propia identidad cultural y política, sabiendo que sería solo el primer paso para saldar una deuda histórica que tenemos con aquellas voces ahogadas por el olvido o la exclusión, apagadas por la explotación o el racismo, distorsionadas por luchas desiguales hasta lo impensable. En los últimos años hemos asistido y apoyado el inicio del debate sobre la democratización de los medios de comunicación audiovisual. Hoy asistimos a la incertidumbre de no saber que quedará de todo ese esfuerzo, pese a la certeza de lo que ya se ha retrasado y retrocedido. Pero para una tarea de esa dimensión que tendrá, sin duda, avances y retrocesos; lo importante es que no abandonemos ya el objetivo claro de colaborar en habilitar las condiciones necesarias para que los medios indígenas estén cada vez más presentes entre los actores que articulan el debate público, para que se cumpla con el principio del pluralismo y de la diversidad y, finalmente, nuestra democracia se enriquezca con esas perspectivas, tan antiguas como novedosas para muchos sectores sociales.

lo importante es que no abandonemos ya el objetivo claro de colaborar en habilitar las condiciones necesarias para que los medios indígenas estén cada vez más presentes

El tema central nos muestra las luces y sombras de ese proceso, no sólo en nuestro país sino en la región latinoamericana. Porque no se trata de sólo entregar licencias o reconocer radios sino en volver sustentables esas experiencias de comunicación. Y ello sólo se podrá hacer con una política pública robusta y de largo plazo, realizada desde las verdaderas necesidades y el protagonismo de esas mismas comunidades indígenas. Los desafíos son allí tan claros como difíciles. Queremos iniciar con este número una preocupación especial sobre este tema. El CEPPAS, a través del Centro de Producciones Radiofónicas (CPR) viene acompañando este proceso y todavía tenemos muchas incertidumbres acerca de su viabilidad y sustentabilidad. Ojalá que esta publicación nos permita llamar la atención, sumar nuevas voluntades para trabajar y sobre el relevamiento profundo del estado de las radios indígenas en nuestro país que ya está llevando adelante CPR mendiante su programa de Democratización de la Comunicación.

Si primero se diseñan los negocios y luego se hace la política, lejos estamos de cualquier ideal regulativo de democracia: pero no tengamos mirada de corto plazo.

Por otra parte, el problema de la criminalidad económica, una de cuyas caras es la corrupción, sigue siendo una de nuestras preocupaciones principales. Este número recoge trabajos que se llevan adelante en el marco del Centro de Investigación y Prevención de Criminalidad Económica (CIPCE), que, junto con el INECIP, el CEPPAS lleva adelante desde hace años, siguiendo casos, realizando informes sobre la profunda ineficacia de algunas investigaciones, su demora cómplice y tratando de descubrir las raíces profundas de mercados que derivan hacia la ilegalidad o la llevan implícita en su seno. Si primero se diseñan los negocios y luego se hace la política, lejos estamos de cualquier ideal regulativo de democracia: pero no tengamos mirada de corto plazo. Las elites que han usufructuado el sistema económico en nuestro país han crecido desde hace muchas décadas —si no es desde siempre— corrompiendo al Estado. Viajes y nuevas mafias, es lo mismo en tanto orientan los escasos bienes públicos hacia negocios particulares. Para los sectores más pobres de la sociedad, el principal instrumento de igualación es el Estado y por ello debe ser gestionado y protegido como un bien precioso. Paradójicamente, en nuestra historia, ese Estado ha servido mucho más para la acumulación espuria de las Elites, o como adormidera de la clase media, que como motor de la construcción de una sociedad igualitaria, que repare con urgencia el desamparo y la exclusión.

A partir de ahora trataremos de ir construyendo una biblioteca, videoteca o radioteca, sobre los principales temas de la Ecología política y su impacto en el pensamiento socialista en todas sus variantes.

Finalmente, no olvidamos que una de las tareas centrales de Tierra socialista es divulgar todo lo relativo a la ecología política y en particular el impacto que esa mirada debe tener sobre la idea socialista. A partir de ahora trataremos de ir construyendo una biblioteca, videoteca o radioteca, sobre los principales temas de la Ecología política y su impacto en el pensamiento socialista en todas sus variantes. Para ello Bookchin es un clásico y en este número, pensando en el lector que recién se acerque a esas fuentes, tratamos de que se descubra a ese autor desde la experiencia de quienes convivieron con él y su entusiasmo.

Entre un número y otro ya no existirá el periodo de silencio propio de los formatos anteriores. Buscaremos que exista un continuo de publicaciones que mantenga viva a la revista, sin perjuicio de que periódicamente aparezca el nuevo número, que llame la atención sobre un nuevo tema o genere un punto específico de reflexión. Como todo proyecto el tiempo dirá y si no atinamos en la forma, seguiremos buscando, porque sí tenemos la claridad de la necesidad de mirar al mundo desde la perspectiva socialista y trabajar para construir las herramientas que vuelvan políticamente viable esa perspectiva.

Última modificación: 17 de agosto de 2016 a las 19:55

Hay 0 comentarios

captcha